viernes, 1 de mayo de 2009

El primer resfriado.



Celia Viñas Olivella
(1915-1954)

Me duelen los ojos,
me duele el cabello,
me duele la punta
tonta de los dedos.

Y aquí en la garganta
una hormiga corre
con cien patas largas.
¡Ay mi resfriado!:
chaquetas, bufandas,
leche calentita
y doce pañuelos,
y catorce mantas
y estarse muy quieto
junto a la ventana.

Me duelen los ojos,
me duele la espalda,
me duele el cabello,
me duele la tonta
punta de los dedos.

6 comentarios:

Eugenia Cristina dijo...

No corresponde exactamente a mi estado actual, más atenuado y más largo, que ya dura muchísimo.

fgiucich dijo...

Un poema muy tierno. Que sigas mejorando. Abrazos.

desdeminube dijo...

Encontré este blog por casualidad y sinceramente me alegro de haberlo hecho, qué recuerdos de infancia con este y otros poemas. Gracias por publicarlos. Un abrazo. Vero

TriniReina dijo...

Me ha brotado una inmensa e intensa sonrisa con este poema tan divertido.
Como te digo que he sonreido con ganas tras leerlo, ya que antes estuve leyengo en "Enfoques" y me quedé triste...

Espero que tanto tú con el resfrío como tu hijo, estéis bien.

Abrazos

Lety dijo...

Quien goza de buen humor, para afrontar la enfermedad, es como el ave que atraviesa el pantano y no se mancha, ya lo dijo el gran poeta.

Mantengo el buen humor Eugenia Cristina, dama de los mil nombres, y busco el amor de mis amigas. Personas como tú son pocas, que Dios te bendiga.

Besitos desde Oaxaca

Karina dijo...

Hey Eugenia Cristina- Que tal? Como va todo? Bastante tiempo sin saber de ti. Bueno yo habia estado bastante alejada, pero ahora me encuentro con un poco mas de tiempo asi que he decido continuar con actualizacione mas seguidas del blog....

Espero q todo este bien por tus lares!!!

Muchos saludos,
K