miércoles, 6 de junio de 2007

Impacto.

Las tragedias nos afectan en razón inversa del cuadrado de la distancia a la que ocurren de nosotros. Cuando se rompe un cristal de nuestros propios anteojos, la distancia es cero y la tragedia es infinita.

(Eliana Simon)

4 comentarios:

Andy dijo...

Je je je!!
Muy ingenioso. Y qué pasaria si se nos rompe el parabrisas de ese cohete que tantos miles de millones de dólares nos cost´´o construir para ir a marte?

Mencanta el blog.

Saludos

A.-

aprendiza de risas dijo...

¡Qué frase tan cierta...!
Me gustó este espacio. Regresaré.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Gracias por tu visita! ...y que frase tan acertada esa!

Saludos,
Lena

Anirak dijo...

Me gusto la frase... me gustan los numeros!

No sabia que tenias otra pagina... ahi te estare visitando.

Anirak!